CREANDO SENTIDOS


Por María Abril Siri



"Tengo la sensación de ser un pájaro enjaulado al que le han arrancado las alas violentamente, y en la más absoluta penumbra, choca contra los barrotes de su estrecha jaula al querer volar" 

El diario de Ana Frank






Fotografía: Luca Bonacini


Sábado, 17 horas. Otoño, hojas caídas. Una angosta escalera que termina en un salón. Colchonetas y sillones de plástico ejercen de butacas. Comienza el ensayo abierto de Preludio.

Las cortinas ahogan los halos de luz que entran por el ventanal. Una columna divide el salón en dos y un espejo refleja al público.

Una mujer con vestido blanco, detrás de una ventana, mueve sus manos intentando traspasar los barrotes. La música empieza y quedás sumergido.

La mujer frente al espejo empieza a contar su historia con movimientos lentos y precisos al compás de la música. Por su cuerpo, distintos momentos de su vida circulan, reflejados y multiplicados por el espejo. Su infancia y su libertad. Su temor y su escondite. Su coraje y su dolor. Cada movimiento, suave, enérgico, débil envuelve una parte de su historia y desanda sus pasos.

El espejo funciona de nexo entre la bailarina y el público presente. Los movimientos y las miradas se entrecruzan, se multiplican. El público observa y se puede observar a sí mismo. La bailarina construye el espacio para esas miradas que se cruzan.

Una lucha interna se libra en ese cuerpo. Intenta salir y está sujetada. Quiere avanzar y necesita retroceder. Algo aparece y no quiere verlo, sus manos cubren su cara pero sigue avanzando, sigue bailando. Un círculo la encierra pero la belleza de los movimientos aún permanece.

Sin remedio la memoria vive en su cuerpo, en sus movimientos y en sus cartas desparramadas en el suelo. “La esperanza está, primordialmente, en los que no hallan consuelo”(Theodor Adorno); pero esa mujer está viva, y elige contarlo. 


Sus cartas caen y el final se hace inminente. 

.Aplausos que se desvanecen. 



PRELUDIO
Creación y Danza: Ana González Vañek
Música: Amiina - Max Richter - Paul de Senneville

SABRINA WENHER: "QUIERO REVALORIZAR EL TRABAJO DEL BAILARÍN"

Por José María López


El mundo ha comenzado a pensar que la igualdad entre hombres y mujeres, de nacimiento o por elección, es el próximo paso que se debe dar en pos de una sociedad más justa. La problemática de género no es, ciertamente, un tema nuevo, pero sí lo es el enfoque que ha tomado el asunto. El feminismo deja de luchar con la lógica de las minorías, es decir, como un grupo menor buscando igualdad ante un grupo mayor que lo contiene y a la vez lo segrega.

Sólo en tiempos recientes, las mujeres y un buen porcentaje de los hombres ha comenzado a ver que la proporción de la discusión no es la correcta; las mujeres son la mitad de la humanidad, por lo tanto, no existe aquí una minoría sino dos partes iguales y un solo interesado (la raza humana).

Esta nueva perspectiva merece la revisión de todos nuestros quehaceres: sociales, culturales, artísticos, etc. La danza, por supuesto, no puede escapar a esto.

Sabrina Wenher es la fundadora de CoVar (compañía de Varones), la primera compañía del país integrada únicamente por intérpretes masculinos y dirigida tanto artística como ejecutivamente por una mujer. Tres creaciones con más de 30 representaciones en 2016 y una nueva obra a estrenarse en septiembre de este año.

A continuación, una entrevista para conocer mejor a su directora, su pasado y sus ambiciones en este proyecto.





--Hablemos del presente: ¿Cómo te encontrás el día de hoy en general?

-Estoy en una etapa de cambios muy fuertes, ahora estoy esperando una hija. En cuanto a la compañía estamos trabajando mucho con convocatorias en distintos espacios para llevar las funciones, a veces presentarnos solos en un teatro lleva un trabajo muy grande para que la gente se anime a ir a ver otra cosa, algo nuevo.

-La idea de la compañía y las temáticas que tocás en tus obras son bastante novedosas. Hablemos un poco de eso.

-La idea era romper un poco con lo que está pasando en la danza contemporánea argentina, no para hacer una innovación de movimientos o algo “extraño”. Tengo una base clásica y muchos años en compañías contemporáneas. Para mí es importante mantener una  línea y  una estética. Generé un estilo de líneas y fluidez que me caracterizan en este momento.

-¿Por qué trabajar sólo con varones?

-La idea surgió mientras todavía bailaba en la compañía del San Martín (BCTGSM). Necesitaba ejercitar mi creatividad, que es algo que uno suprime mucho como bailarín dentro de una compañía. Creo que lo que me llama la atención  es trabajar con la energía masculina, me gusta mucho. El hombre se arriesga un poco más, va más a lo auténtico, o por lo menos eso sucede con este grupo. Yo soy intensa. Tengo un montón de energía masculina, siempre me gustaron los roles fuertes, aunque me dieron muchas veces papeles más líricos.




-¿Cómo te llevás con los varones y  tu rol  como coreógrafa?

-Re bien. El año pasado hicimos casi treinta funciones y tuvimos tres estrenos: Flypats, Extraños Todos junto a Federico Amprino con la que ganamos la convocatoria Sub30 del Rojas, y Tremebunda, que fue una comedia para liberar un poco después de dos trabajos muy intensos. A fin de año estuvimos en la novena edición del festival Buenos Aires  Danza Contemporánea. Trabajo con chicos jóvenes y trato de ser justa. Intento que los chicos se lleven una retribución económica en cada función, aunque a veces salga de mi bolsillo. Ellos son conscientes de que lo principal no es el dinero, sino el estar en el escenario haciendo algo nuevo. El recambio es el desafío pero es lo que es, con eso  aprendí a ir más sobre el día a día. Más allá de eso intento mantener un trabajo cuidado y profesional, no los mando sin estar preparados. Trato de no repetir las cosas que yo viví como bailarina.

-¿Qué esperás que sobreviva entre todos estos cambios?

-Mi sueño sería poder forjar profesionalmente esta compañía para mantener una continuidad. Yo quiero revalorizar el trabajo del bailarín. No todo debe ser “por amor al arte”, obviamente eso está pero también hay que vivir. Es difícil subsistir sin nada. Algunos chicos trabajan hasta cualquier hora en algo que no les gusta para poder pagarse las cosas. A los bailarines hay que pagarles porque tiene que ser así, aunque por ahora no pueda darles lo que se merecen que se les pague. Por el momento lo pienso como una inversión a futuro.

-¿Cómo es el trabajo del día a día?

-Yo no hago audiciones: los chicos vienen y prueban, y vemos si nos sentimos cómodos trabajando juntos. No me gusta imponerme, me gusta que propongan y prueben, no cerrarme solamente en lo que yo quiero. Sacarles el jugo como bailarines, intérpretes, personas. Tengo mi filosofía de trabajo, no me gusta el puterío ni tampoco que me pisen la cabeza. Soy súper intensa, mis obras son súper intensas. Una de las críticas que recibí fue “che, como los hacés bailar, mucho movimiento” y yo digo que sí, son pibes y eso es lo que quieren, quieren bailar.

-¿Trabajar con hombres te facilita ese trabajo de baile, en cuanto a la cuestión física?

-Todos los ensayos son un desafío. El movimiento femenino, al pasarlo a uno masculino no se ve igual, es ahí donde yo veo la cosa rica, lo que me gusta. Yo tengo algunas veces ideas de movimientos o calidades, que por ahí a ellos le es muy difícil agarrarlas; y eso es lo lindo, que de repente se ve un matiz entre su energía masculina con esta fusión  de movimiento femenino mío  porque soy mujer. Hay muchas cosas de delicadeza femenina que ellos reinterpretan de forma masculina. Busco esos movimientos de transición, de fluidez que en el hombre en general son un poco más rígidos. Busco que sean personas con una calidad, una cualidad de movimiento, es algo que trabajo mucho. Me gusta trabajar los matices del movimiento.




-Tu mamá es coreógrafa, tus hermanas y vos son coreógrafas ¿Cómo llevás todo eso que mamaste al trabajo exclusivamente con hombres?

-A mí lo que me abrió la cabeza para pensar que esto era posible fue haber vivido y trabajado mucho fuera de la Argentina, vi mucho y aprendí mucho de mí misma, de cómo me interesaba expresar el movimiento. Romper con ciertas formas impuesta que me hacían sentir incómodas fue una liberación para mí. Con respecto a mi familia somos muy parecidas en muchos aspectos para componer a pesar de que no estamos en contacto permanente. A veces veo obras, sobre todo de mi hermana Florencia, y tenemos cosas muy parecidas, son apenas detalles que caracterizan nuestras personalidades.

-Las tres obras que ya presentaste con la compañía ¿qué tienen en común y que las diferencia?

-Las obras siempre tienen una narrativa que de algún lado toca lo personal. Flypats se generó en un momento mío muy crítico, tiene mucho de emocional por ejemplo. Me gusta plasmar algo honesto, si yo no lo pasé por una vivencia me cuesta poder trasmitirlo a los chicos. Aunque ellos no siempre entiendan la vivencia específica.

-¿Tuviste con algún coreógrafo esta experiencia de sentir que te pedía algo más allá de lo que te decía con palabras?

-Me pasó con Victor Ullate en Madrid, donde él me dejó participar en el solo que hacía que me estaba montando. Fue lo más real que yo bailé. Se metió mucho lo emocional tanto mío como de él y hubo otro tipo de conexión. A la hora de ver eso plasmado en escena, ves que realmente tiene un sentido para vos. Cuando el coreógrafo se mete con la vivencia personal el resultado es totalmente distinto.

-¿Una última reflexión que quieras dejar?

-Quiero motivar a los chicos. Es un momento difícil en la cultura y creo que hay que apuntalarlos, siempre viendo la realidad, sabiendo que se puede mejorar pero si vamos todos para el mismo lado. Hay que tener claros los objetivos y estar abierto a lo que pueda pasar en el camino. Todo lo que uno hace con perseverancia y pasión funciona. Hay que tener mucha paciencia aunque a veces uno quiera bajar los brazos. Cuando estás en escena y ves el producto de lo que hiciste, es lo que más satisfacción te da. Ahora veremos qué sucede después de la maternidad que para una mujer es un cambio en todo sentido.--


Fotos: Gentileza José María López

EN MOVIMIENTO

Por Ana González Vañek


A través de una nutrida programación, integrada por espectáculos de excelente calidad artística, se desarrolla el ciclo de danza contemporánea independiente y expresión corporal “En Movimiento”, bajo la dirección general del Licenciado Gustavo Soto.

Las obras pueden verse los jueves de mayo a las 21 hs. en el teatro La Mueca (Cabrera 4255, Palermo).

Sosteniendo la intención de promover las producciones de bailarines y coreógrafos, nuevos y ya consagrados, el ciclo, que comenzó en abril, busca acercar los lenguajes de la danza y la expresión corporal a públicos no especializados.

Fotografía: Martín Raviolo




Transcurría la noche del último jueves de abril cuando la obra “Elementos”, de Pablo Bidegain, dio inicio a una hermosa función a sala llena, envolviendo a los espectadores en una melodía cuyo misticismo acompañó a la perfección las coreografías del grupo, junto a un interesante juego de luces y sombras que logró el primer paso de una efectiva apertura.

A continuación, “De Ser”, la propuesta de Micaela Odriozola y Rocío Malleza, permitió entrever un sólido trabajo de comunicación, tanto entre los intérpretes, como entre éstos y el público, ahondando en su riqueza significativa con la proyección de imágenes en movimiento.




Cabe destacar la marcada diferencia entre "De Ser" y "Elementos", lo cual puso de manifiesto, más allá de cuestiones de duración y tratamiento discursivo, una buena organización de las obras que conforman el ciclo.

Por su parte, Clara Spina invitó a disfrutar “El ahogado más hermoso del mundo”, donde belleza, armonía y abstracción confluyeron para profundizar las posibilidades creadoras de un proyecto donde diversas piezas de danza se entraman, no sólo para mostrar espectáculos, sino para invitar al espectador a sumergirse en ellos.




“Remembranza”, de Gustavo Soto, fue la última obra. Una escenografía sencilla, dos artistas en escena –músico y bailarina- y el sello coreográfico de su director, se entretejieron para definir un clima de intensidad y disfrute. 

Haciendo un buen manejo de la espacialidad, la intérprete se destacó por su excelente combinación de danza y destreza, en un atractivo trabajo donde música en vivo, vestuario e iluminación fueron la exterioridad perfecta de una función que supo, en sus distintas propuestas artísticas, transitar múltiples registros sensoriales a través del movimiento.





Próximas funciones y programación completa

_________________________________________________


Obras que integran el Ciclo En Movimiento

“LDM” de Virginia Moreda
“TRES VECES FEDRA” de Julieta Ferraro
“AL FINAL DEL DÍA” de Antonella Berrisso
“JUEGO DE TRES” de Rita García, Sonia Silva, Ana Friedlmeier
“ESCAFANDRA” de Rita García
“QUISIERA HABLAR CON RENE” de Cristina Soloaga
“DESPOJOS” de Maxi Navarro (Cía Emergentes)
“AMOR LIQUIDO” de Gustavo Collini  (Danza Moderna Japonesa Butoh)
“INTIMIDAD VERDADERA” de Cía. Movimiento Descentralizado
“COSTILLA” de Sonia Isola
“A LO ANCHO DEL TIEMPO” de Sophie Masskor
“DEVENIRES DE MARIPOSA” GRUPO: DEVENIR-ES
“EL AHOGADO MAS HERMOSO DEL MUNDO” de Clara Spina
“CRISÁLIDA” El Globo Oruga
“IDA” de Irina Jabsa
“MI ESTACIÓN” de Sonia Silva
“ELEMENTOS” de Pablo Bidegain
“DE SER” de Micaela Odrizola, Rocío Malleza
“THEY” (hoy ellos, algunos) y “REMEMBRANZA” de Gustavo Soto


Gustavo Soto


Egresado de la Universidad Nacional de las Artes -UNA- Artes del Movimiento, en la carrera de grado en Lic. En Composición Coreográfica, Mención Danza y en la carrera de pre-grado Intérprete de Danza. Tomó clases de teatro en el Centro Cultural San Martín, y fue becado en la Carrera de Comedia Musical por la Fundación y Escuela Julio Bocca. Se perfecciona diariamente con distinguidos maestros, nacionales e internacionales, en cursos, seminarios de composición coreográfica y clases de danzas clásicas, modernas, contemporáneas y danza jazz. Organiza ciclos de danzas, asesoramientos coreográficos y manejo corporal para bailarines y actores. Anualmente es invitado a presentar sus trabajos en distintos festivales de danzas nacionales e internacionales.